Posicionamiento político ELM

La Escuela procura compartir entre nosotras las mujeres conocimientos, habilidades, aptitudes y herramientas teórico-prácticas para fortalecer nuestra autonomía como estrategia de transformación social desde y para nosotras. En su perspectiva política y metodologíca la ELM es autónoma, lesbofeminista, desheteronormativa, descolonizadora y despatriarcalizadora.

La Escuela se fundamenta en la perspectiva lesbo-feminista autónoma que inspira una mirada crítica hacia el patriarcado incentivando el análisis y cuestionamiento profundos no sólo del amor romántico, sino también a la heterosexualidad obligatoria como uno de los ejes principales de análisis de la estructura patriarcal.

Consideramos que el lesbianismo no es únicamente una identidad sexual, sino un posicionamiento político frente a la heterosexualidad obligatoria que como Régimen Político impone una estructura de dominación jerárquica entre hombres y mujeres, jóvenes, ancianxs, niñxs y otrxs sujetxs no hegemónicos; beneficiándose del trabajo gratuito de éstxs, y en mayor grado el de las mujeres. Como estrategia de resistencia a dicho Régimen, consideramos que cualquier mujer es una lesbiana en potencia, sea de manera activa o como aliada política; de tal manera que su cuestionamiento a la heterosexualidad obligatoria, apuntala un movimiento lésbico que se posiciona contra las diversas formas de discriminación a la disidencia sexual y lxs sujetxs no hegemónicos y en apoyo al respeto de sus derechos.

La ELM se fundamenta en el feminismo autónomo decolonial porque considera que la decolonización, la despatriarcalización y la construcción de una sociedad equitativa no es posible desde las instituciones del Estado-Nación patriarcal, lo cual nos lleva a incentivar acciones positivas y creativas para la resistencia y la construcción de otro mundo posible que incentive la sororidad y el bien común, de manera equilibrada con la naturaleza, el medio ambiente, la salud y el bienestar que cuestione el consumo y los intereses del mercado neoliberal.

La Escuela no pretende crear liderazgos sino mujeres autónomas y sujetas políticas con capacidad para el accionar político con criterio propio, dispuestas a disputarle a la democracia de simulación y al sistema patriarcal, el lugar que en el contrato sexual le impusieron.

 

Revaluamos el apoyo mutuo entre mujeres, así como la necesidad de construir alianzas como estrategia anti-patriarcal de alto impacto en el desarrollo individual y colectivo de las mujeres y las lesbianas. Derivado de esto y como acción positiva de contrapeso a una historia de la que se nos ha excluido, enfatizamos que lograr espacios de mujeres y para mujeres es fundamentalmente político y transformador, por lo que impulsamos y priorizamos el accionar político de y para nosotras las mujeres; y sólo eventualmente abrirá su espacio y talento para actividades mixtas.

La Escuela no se centra en un pensamiento único, si no que da cabida y revisa diversidad de perspectivas, planteamientos y teorías políticas y no se adhiera a ninguna en particular, sino que aboga por que cada quien conforme su propio imaginario crítico político.

La Escuela se propone crecer y consolidarse en Oaxaca como un espacio abierto y estable de incidencia política directa y auto-formación constante, que desde una perspectiva lésbico-feminista contribuya a combatir la violencia feminicida, lesbófoba y la trata de mujeres y de niñas.

Puedes abundar información al respecto en la pestaña ‘Comunicado’.